Titulo 1 – Pagina Informativa


El Título I  del Acta de 1965 para la Educación Primaria y Secundaria (ESEA) es el programa educacional más grande que recibe fondos federales.  El propósito del Título I es de proporcionar a las escuelas que tienen concentraciones altas de niños que viven en la pobreza los fondos para proporcionar ayuda especial a aquellos niños que no están rindiendo bien académicamente o que están en riesgo de fracaso educacional.  En 1994, el Congreso revisó totalmente el Título I a través del “Acta para Mejorar las Escuelas Americanas” (IASA).   El Congreso volvió a escribir la ley para asegurar que los programas del Título I estén en línea con las reformas educacionales basadas en normas que toman lugar en la educación general, asegurando que los alumnos tienen que ser educados de acuerdo con las mismas normas altas establecidas para todos los alumnos.  El Título I requiere que los estados:

1.  aseguren normas altas para todos los niños;

2.  proporcionen a los niños un programa educacional enriquecido y acelerado; cantidad y calidad de tiempo instruccional para que los niños que están siendo servidos bajo este título reciban por lo menos la instrucción de la sala de clases que los otros niños reciben;

3.  promuevan reforma en todas las escuelas y aseguren el acceso de los niños (desde los primeros grados) a estrategias instruccionales efectivas y contenido académico estimulante;

4.  provean al personal de las escuelas con oportunidades substanciales para desarrollo profesional;

5.  coordinen los servicios con los otros servicios educacionales, y con programas de salud y servicios sociales;

6.  ofrezcan a los padres oportunidades significativas para participar en la educación de sus niños;

7.  distribuyan recursos, en cantidades suficientes para hacer una diferencia, a aquellas áreas y escuelas donde las necesidades son mayores;

8.  mejoren la responsabilidad  por medio de usar sistemas diseñados para medir cuán bien los niños que están siendo servidos bajo este título están logrando las normas; y

9.  proporcionen mayor autoridad para tomar decisiones y flexibilidad a las escuelas y maestros.

Más allá de simplemente establecer normas y llamar por expectaciones altas, estos aspectos del Título I deletrean lo que es exigido para proporcionar significantes “oportunidades para aprender.”  Estos nueve requisitos constituyen la esencia del potencial del Título I para realmente mejorar la educación.



 

Tipos de Programas de Título I

Hay dos tipos de programas de Título I a nivel escolar: programa a través de toda la escuela y programas de ayuda hacia grupos específicos.  En los programas a través de toda la escuela, el dinero del Título I es usado para mejorar el programa educacional de la escuela completa para que la educación de TODOS los niños que asisten a la escuela puede ser mejorada.  Para calificar como programa a través de toda la escuela, al menos el 50% de los alumnos tienen que ser considerados de bajos ingresos. En programas del Título I a través de toda la escuela, todos los niños, incluyendo los niños con discapacidad y los niños con un dominio limitado del inglés, son elegibles para recibir servicios del Título I.

En contraste, el dinero del Título I en programas de asistencia hacia grupos específicos puede sólo ser usado para proporcionar servicios a niños elegibles identificados de tener la mayor necesidad de ayuda especial.  Los niños con discapacidad que están fracasando o bajo riesgo de fracasar en lograr las normas son elegibles para recibir ayuda del Título I.  Las escuelas que reciben dinero para asistencia a grupos específicos tienen menos del 50 por ciento de su población en pobreza, o han decidido usar el dinero para proporcionar servicios extras a los alumnos que tienen más desventajas educacionales.

Una escuela que proporciona ayuda no puede usar sus fondos de Título I para pagar por servicios que tienen que ser proporcionados bajo otras leyes – locales, estatales, o federales, (como el Acta para la Educación de Indivíduos con Discapacidades [IDEA] o Título VII del Acta para la Educación Primaria y Secundaria [ESEA]).  Sin embargo, una escuela que proporciona ayuda  puede usar sus fondos del Título I para coordinar y suplementar los servicios que niños individuales con discapacidad o con un dominio limitado del inglés (LEP) ya están recibiendo.
 

Evaluaciones

El propósito de las evaluaciones es de medir la extensión a la cual los niños están alcanzando las normas.  Los estados que reciben fondos del Título I tienen que desarrollar evaluaciones basadas en las normas estatales de contenido y rendimiento.  Estas evaluaciones no son para tomar decisiones sobre niños individuales, sino para vigilar cuán bien los distritos y escuelas ayudan a los alumnos del Título I a lograr las normas. Todos los alumnos del Título I tienen que participar, incluyendo los alumnos con discapacidad y los alumnos con un dominio limitado del inglés.   En consistencia con los requisitos del IDEA, las escuelas tienen que proporcionar a los alumnos con discapacidad las acomodaciones necesarias para participar en las evaluaciones.  El IEP tiene que abordar la necesidad de acomodaciones. Los reportes detallando los resultados de estas evaluaciones proporcionan una mirada a quien está siendo bien servido bajo el Título I, y hacia dónde tienen que ser dirigidos los esfuerzos para mejorar el programa.
 

Responsabilidad y Mejoramiento

El Título I requiere que los estados desarrollen una definición de “Progreso Anual Adecuado.”  Esta definición es usada para determinar si las escuelas y distritos particulares están progresando satisfactoriamente hacia permitir que los alumnos logren las normas.  El progreso de alumnos con discapacidad tiene que ser considerado cuando se evalúa la efectividad de una escuela o distrito.  El estado tiene que entonces identificar los distritos que no están progresando suficiéntemente y que requieren pasos de acción correctivos.
 

La Participación de Padres

El Título I pone énfasis fuerte en la participación de los padres.  Bajo IDEA, la participación de los padres está, por mayor parte, enlazada a la planificación sobre niños individuales.  Además de dirigir las nececisidades de niños individuales, el Título I requiere una participación significativa de los padres en el diseño e implementación de todos los programas escolares. Los padres de alumnos con discapacidad pueden usar los requisitos fuertes del Título I para la participación de padres para asegurar que las escuelas estén organizadas y administradas en maneras que respeten los derechos de los alumnos con discapacidad, y que los niños que estén experimentando dificultad en llegar a ser proficientes en áreas particulares, y que haya un progreso efectivo para abordar las necesidades de tales niños que tienen dificultades.

El Título I ambiciona la participación de los padres en cada uno de los tres niveles de la formulación de decisiones:  estatal, distrital, y escolar.
 

Participación de Padres a Nivel Estatal

Los planes estatales tienen que ser desarrollados en consulta con los padres.

Participación de Padres a Nivel de Distrito

La Política para la Participación de Padres a Nivel de Distrito
Los distritos escolares tienen que trabajar con los padres para llegar a un acuerdo sobre una política para la participación de los padres que describa cómo el distrito:

*  involucrará a los padres en el desarrollo conjunto del plan;
*  proporcionará la coordinación, asistencia técnica, y otro apoyo necesario para ayudar a las escuelas participantes en la planificación e implementación de una participación efectiva de los padres;
*  construirá la capacidad de las escuelas y los padres para una fuerte participación de los padres;
*  coordinará e integrará estrategias para la participación de los padres con otros programas tales como Head Start; y
*  conducirá una evaluación anual de la efectividad de la participación de los padres.

Además, la ley específicamente exige que los distritos escolares locales proporcionen “oportunidades totales” para la participación de los padres con discapacidad o que tiene un dominio limitado del inglés, incluyendo proporcionar información y perfiles escolares en tal lenguaje y forma que esos padres entiendan.

La Participación de los Padres a Nivel Escolar

La Pólítica para Participación de los Padres a Nivel Escolar
Cada escuela que recibe dinero del Título I tiene que desarrollar con los padres una pólitica escrita para la participación de los padres la cual describe cómo la escuela planifica llevar a cabo los requisitos de la ley.  La escuela debe asegurar que los padres de niños con discapacidad ayuden a desarrollar la pólitica.  La política tiene que asegurar que la escuela:

1. invitará a los padres a una reunión anual para informarles sobre la participación escolar en el Título I y explicarles su derecho a participar;

2.  ofrecerá un número flexible de reuniones de padres a través del año y podría proporcionar transporte, cuidado infantil, o visitas al hogar;

3.  involucrará a los padres en la planificación, revisión, y mejoramiento del Título I; y

4.  proporcionará a los padres información sobre programas, perfiles de rendimiento escolar, los resultados de evaluación individual de su niño, el currículo, evaluaciones, y niveles de proficiencia que se espera que los alumnos cumplan, e

5.  incluirá un “convenio entre escuela y padres.”

Convenio entre Escuela y Padres – Componente de la Política para la Participación de los Padres a Nivel Escolar

Cada escuela que recibe fondos del Título I tiene que desarrollar con los padres un convenio entre escuela y padres que delinea cómo los padres, el personal escolar entero, y los alumnos compartirán la responsabilidad de mejorar el rendimiento de los alumnos y lograr las normas altas del estado. Nuevamente, la escuela debe asegurar que los padres de niños con discapacidad asistirán en desarrollar el convenio entre la escuela y los padres.
 

Conclusión

El Título I exige que se creen e implementen programas de alta calidad que aseguren que todos los alumnos, especialmente los que están en desventaja, puedan adquirir el conocimiento y destrezas necesarios para tener éxito en el siglo 21.  El Título I, con su compromiso a normas altas y reforma a través de toda la escuela, proporciona importantes herramientas para asegurar que los alumnos con discapacidad que participan en las escuelas de Título I o programas de Título I reciban los beneficios de la reforma escolar.
 
 

1999 Federación para Niños con Necesidades Especiales, Inc.  Todos los derechos reservados.

Esta publicación ha sido revisada y aprobada por el Departamento de Educación de los Estados Unidos, Oficina de Educación Especial y Servicios de Rehabilitación (OSERS). El financiamiento de esta publicación fue proporcionado por la Oficina de Programas de Educación Especial, OSERS, Departamento de Educación de los Estados Unidos) a través de subvención #H029K50208.
 
 

Back to Every Single Student Home
 
 

© Copyright 1999
The Federation for Children with Special Needs, Inc.
All Rights Reserved.
 

This publication has been reviewed and approved by the U.S. Department of Education, Office of Special Education and Rehabilitative Services (OSERS). Funding for this publication was provided by the Office of Special Education Programs, OSERS, U.S. Department of Education, through grant #H029K50208.

Parents Engaged in Education Reform,
a project of the
Federation for Children with Special Needs
1135 Tremont Street, Suite 420, Boston, MA 02120
Voice / TTY: 617-236-7210 • Fax: 617-572-2094
Email: peer@fcsn.org • Web: www.fcsn.org